Cataratas. Causas, síntomas y tratamientos

Las cataratas son la principal causa de ceguera y discapacidad visual en el mundo, representando alrededor del 35% de la ceguera mundial según la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera. Pero ¿Qué son las cataratas, cuáles son sus principales causas y qué se puede hacer para tratarlas o prevenirlas?

Una catarata es una nube en el cristalino, que lo convierte de transparente a amarillo, marrón o incluso blanco lechoso. Esto impide que la luz pase al ojo.

Con el tiempo, la catarata bloquea cada vez más luz que entra en el ojo causando pérdida de visión y eventualmente ceguera.

La lente es necesaria para enfocar las imágenes en la retina en la parte posterior del ojo. En un ojo sano, el cristalino es transparente, permitiendo que la luz pase al ojo.

Causas de las cataratas

Hay una serie de factores que pueden causar o aumentar el riesgo de cataratas. Entre ellos se incluyen:

  • Edad
  • Trastornos genéticos
  • Lesión en el ojo
  • Fumar
  • La exposición a la luz ultravioleta
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Uveitis

Comúnmente, la mayoría de los casos de cataratas ocurren en personas mayores, pero pueden aparecer a cualquier edad. Las cataratas en los niños se conocen como «cataratas infantiles». Algunos bebés nacen con cataratas, a menudo debido a trastornos ambientales o genéticos. Esto se conoce como cataratas «congénitas».

Si las cataratas en los niños no se tratan a tiempo, el niño puede quedar permanentemente ciego ya que su visión no se desarrolla adecuadamente.

Síntomas de las cataratas

Tener una catarata es como ver una mancha sucia en una ventana. A medida que esta mancha sucia se hace más grande, la visión cada vez irá a menos hasta que ya no puedes ver nada.

Hay una serie de señales de cataratas que hay que tener en cuenta. Los síntomas de las cataratas incluyen:

  • Visión nublada o borrosa
  • Entrecerrar los ojos o cerrarlos en respuesta a la luz brillante
  • Los dolores de cabeza que se desarrollan por la luz brillante
  • Los halos y el resplandor en el campo de visión

Tratamiento de las cataratas

Las cataratas no desaparecerán por sí solas y no hay medicamentos o tratamientos «tradicionales» que puedan restaurar la visión clara en el ojo. En el momento de escribir este artículo, la única forma de tratar una catarata es una operación para quitar el lente natural nublado y reemplazarlo con un lente artificial a través de la cirugía.

Generalmente se sugiere que para prevenir la mala visión permanente o incluso la ceguera, los niños que nacen con cataratas deben ser tratados dentro de los primeros meses.

La cirugía de las cataratas

Esta cirugía consiste en extraer el cristalino natural nublado del ojo y sustituirlo por un implante de cristalino artificial transparente.

Antes de la cirugía

Antes de la cirugía de cataratas, un oftalmólogo realizará un examen ocular completo para comprobar la salud general de los ojos de su paciente, evaluar si hay razones por las que no debería someterse a la cirugía e identificar cualquier factor de riesgo que pudiera tener.

También se realizará una refracción para determinar con precisión la cantidad de miopía, hipermetropía y/o astigmatismo que tiene un paciente antes de la cirugía. Se tomarán medidas adicionales de los ojos de un paciente para determinar la curvatura de su córnea y la longitud de su ojo.

Estas medidas son esenciales para ayudar al cirujano de cataratas a seleccionar la potencia adecuada de la lente intraocular y proporcionar al paciente la mejor visión posible después de la cirugía.

Durante la cirugía

Durante las operaciones de cataratas, asociados, el paciente suele estar despierto con anestesia – tópica o local. En algunos casos, como en el de las cataratas infantiles, se administra anestesia general. La cirugía de cataratas dura unos 20-30 minutos.

Después de la cirugía

Después de la cirugía de cataratas, los pacientes suelen tener que usar un parche en el ojo. Dependiendo de su estado general de salud y de la distancia a la que vivan de la clínica, el paciente puede irse a casa el día de la cirugía, o se le puede pedir que pase la noche en el hospital.

Por lo general, se pide a los pacientes que vayan al centro de salud para un chequeo al día siguiente de la cirugía, donde se retira el parche y se examina el ojo. Si la cirugía tiene éxito, la visión del paciente mejorará inmediatamente.

A menudo, el paciente recibirá gotas para los ojos para ayudar a prevenir la infección. Si el paciente tiene cataratas en ambos ojos, se operará uno inicialmente y el segundo unas semanas o meses después.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies