9 Consejos para una mujer que trabaja desde casa

Una mujer es la piedra angular de una familia. Ellas desempeñan muchos roles distintos como hija, madre, esposa, ama de casa, etc. y los cumplen con perfección y gran cuidado. Algunas mujeres son capaces de administrar su trabajo y su hogar sin problema, mientras que otras deciden despedirse de su carrera y quedarse en casa por motivos familiares como el cuidado de los hijos.

Hoy en día existen muchas opciones laborales para desarrollar desde casa que permite a estas mujeres una conciliación familiar y una segunda oportunidad para crecer profesionalmente, sentirse independientes y autosuficientes.

En este artículo os traemos una serie de tips o consejos que cualquier mujer puede implementar para que el trabajo desde casa sea más satisfactorio.

9 Consejos para una mujer que trabaja desde casa

Haz ejercicio

No te hará más rica, pero mantendrá tu mente más sana y en alerta. Todos los días sal a caminar, y una o dos veces a la semana haz algún deporte más intenso.

Con esta rutina de ejercicio, conseguirás sentirte bien tanto mental como fisicamente y también asegurará que tu relación con “tu oficina” no la sientas como algo claustrofóbico.

Relaciónate

Encuentra un grupo, únase a un club, usa las redes sociales para encontrar grupos de personas que realicen trabajos similares al suyo y trata de conocer a sus clientes cara a cara.

Si no es posible relacionarse fisicamente usa las nuevas tecnologías para mantener conversaciones a través de video con otras madres que se encuentre en tu misma situación.

En el trabajo en el hogar se echa de menos las charlas con los compañeros por lo que se hace necesario entablar conversaciones con otras personas que se dediquen a lo mismo ya que algunos chismes son necesarios para mantenerte cuerda. 😉

Descansos y administración del tiempo

Una de las alegrías de estar en casa es que no tiene que hacer de 10 a.m. a 6 p.m. (o de 8 a.m. a 8 p.m., como probablemente sea el caso). Sin embargo, es útil contar con algún tipo de horario, ya que no quiere que el trabajo se diluya en su tiempo de inactividad. Todas los días, planifica un par de períodos de descanso: media hora para tomar café y el periódico, quince minutos de radio, diez minutos para ir a la biblioteca….

Imponte metas u objetivos

Ningún jefe te hará un seguminiento de cumplimiento de objetivos, por lo que debes inventar tu propios sistemas de control. Una parte clave de esto es tener objetivos, tanto a corto como a largo plazo. Este último le dará objetivos alcanzables y ayudará a pagar las facturas. El primero le hará sentir que va a ir a algún lado y se asegurará de que los años no pasen repentinamente sin una mejora notable en el dinero o, especialmente, en la satisfacción laboral.

Planear vacaciones

Planifica tus vacaciones como quieras y busca fechas en las que puedas tener ofertas especiales en destinos vacacionales. Este es uno de los grandes beneficios adicionales de trabajar en casa, así que no pases por alto las vacaciones, ya sea que quieras una semana de crucero por las islas griegas o un fin de semana en Nueva York. Las vacaciones son imprescindibles para desconectar y cargar las pilas para ser más productivos y eficientes en nuestro trabajo.

Las tareas del hogar son un no-no

Por muy tentador que sea, trata de limitar al mínimo compaginar tu trabajo con las tareas del hogar. La mayoría de los quehaceres todavía se pueden hacer los fines de semana o fuera del horario de trabajo. Cuando estés trabajando en casa piensa que estás en tu oficina y no puedes distraerte con las tareas del hogar.

 Administrar alimentos, bebidas y bocadillos

Si no puedes resistir la tentación de pararte para ir a la cocina, esconde los bizcochos y el chocolate y asegúrate de que haya frutas, nueces o vegetales más sanos. Pero intente tener un almuerzo y descansos para el café adecuados para que pueda mantener un ciclo de trabajo-recompensa-relajación.

Además, es bueno tomar alguna infusión o tés que no contengan cafeína para que puedas obtener líquidos y no tomes sobredosis de café.

Los fines de semana son sagrados

Durante el fin de semana tu hogar no es tu oficina. Al igual que los demás trabajadores si trabajas desde casa debes tener al menos un día a la semana (mejor si se puede dos días) para descansar y desconectar totalmente de tu trabajo.

Este es un problema muy común en los trabajadores desde casa que cuando se dan cuenta trabajan más horas a la semana que el resto de trabajadores porque no respetan el descanso semanal de fin de semana.

Aprovecha la luz del día

Siempre que sea posible trabaja con luz natural, tu escritorio debería estar en una habitación de la casa con ventanas al exterior que proporcionen luz para trabajar. La luz natural ayuda a mantener un buen estado de ánimo, menor estrés y predisposición a la enfermedades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies